09:00 a 18:00

Lunes a Viernes

C/ Nuñez de Balboa 77, BJ

28006 Madrid

34 913 005 597

info@gesytec.es

Compare Listings

Bancos de conservación: Primer proyecto piloto donde se prepara una nueva herramienta de futuro de la dehesa

Bancos de conservación: Primer proyecto piloto donde se prepara una nueva herramienta de futuro de la dehesa

Primer proyecto piloto donde se prepara una nueva línea de conservación: una de las herramientas del futuro de la Dehesa, siendo la finca extremeña “Dehesa del Guijo”, situada en el Parque de Monfragüe, experiencia piloto para MAGRAMA, y con la experiencia adquirida desarrollar el reglamento que la regule que se espera salga antes de final de año.

Los bancos de conservación, incluidos en la «Ley 21/2013 de Evaluación Ambiental», son terrenos en los que se ejecutan acciones de mejora, creación o conservación de especies o hábitats amenazados que generan una mejora cuantificable sobre estos, mejora que se materializa en forma de créditos ambientales que pueden ser comercializados. Estos activos ambientales que garantizan las mejoras realizadas son conservados con el paso del tiempo mediante el establecimiento de los mecanismos necesarios.

De esta manera se permite que los propietarios de terrenos rurales puedan obtener rendimientos económicos por el desarrollo de acciones de mejora sobre la biodiversidad. Lo que antes era considerado como un lastre para una propiedad en numerosas ocasiones, ahora puede convertirse en una oportunidad de generación de valor.

Los promotores de proyectos que hayan de realizar compensaciones ambientales consecuencia de impactos inevitables sobre hábitats o especies amenazados pueden igualmente beneficiarse de los bancos de conservación. En concreto, si apuestan por su desarrollo, reducirán los riesgos y costes asociados a la creación de medidas de compensación de impactos de sus proyectos, a la vez que se garantizan que se realizan de una manera eficiente.

Posiblemente, la gran beneficiada del desarrollo de los bancos de conservación es la sociedad. Con la garantía de la Administración pública, los bancos permitirán que las compensaciones de daños ambientales se realicen de una manera efectiva, reduciendo los trámites administrativos y simplificando las gestiones necesarias para realizar un seguimiento y vigilancia rigurosos de su implantación. Todo, con un objetivo básico, garantizar que no se pierde biodiversidad.

img

gesytec

Unirse a la discusión